top of page

'La rata buena', del 'Pulitzer' Jimmy Breslin, periodismo cuatro estrellas para retratar la mafia


Dentro de 10 días ya tendremos a la venta un libro fascinante, uno de los mejores retratos de la decadencia de la mafia neoyorquina, firmado por el premio Pulitzer Jimmy Breslin, uno de los más destacados, y desconocidos, de la banda del Nuevo Periodismo americano.

La obra de Breslin ha sido traducida de forma espléndida por Jesús Ortiz, quien ya tradujo para nosotros obras como 'Sexo y Cohetes', de John Carter, y publicó como autor sus artículos de elDiario.es bajo el título de '¿Sueñan los androides con tarifas eléctricas?'.

¿Qué es 'La rata buena'?

Con su inimitable voz neoyorquina, el ganador del Premio Pulitzer Jimmy Breslin nos ofrece una mirada a través del ojo de la cerradura a las personas y lugares que definen a la mafia: personajes como John Gotti, Sammy 'the Bull' Gravano, Anthony 'Gaspipe' Casso ('Cañería de gas', llamado así por su arma preferida) y Jimmy 'the Clam' Eppolito, entretejidos con la notable saga de crímenes reales de la propia rata buena, Burt Kaplan de Bensonhurst, Brooklyn, el testigo estrella en el juicio de dos detectives de la policía de Nueva York acusados de llevar a cabo ocho ejecuciones del hampa. A través de estas inolvidables historias de la mafia, extraídas de la vida real y largamente olvidadas, Jimmy Breslin captura los momentos en los que la mafia se formó y se destruyó.

Por supuesto, Breslin reconoció de inmediato a Burton Kaplan como el testigo de la mafia de todos los tiempos. Él sería el protagonista de La rata buena, traducida ahora al castellano por Jesús Ortiz Pérez del Molino. Breslin proviene de las mismas calles de Queens que los jefes de la mafia John Gotti y Vito Genovese. Pero ni siquiera ellos podían igualar a Kaplan en implicación en el crimen ... y tampoco podría hacerlo ningún otro.

Con su inimitable voz neoyorquina, Breslin, «el cronista más firme y preciso de la ciudad» (Tom Robbins, Village Voice), nos ofrece una mirada a personajes mafiosos como Sammy el Toro Gravano, Cañería de gas Casso (llamado así por su arma preferida), Thomas Tres dedos Lucchese y Jimmy la Almeja Eppolito, entrelazados con la propia rata buena, Burt Kaplan de Bensonhurst, el testigo estrella en el juicio de dos detectives de la ciudad de Nueva York acusados de actuar como sicarios en ocho ejecuciones entre mafiosos. Breslin nos lleva a lugares de reunión de antaño como Pep McGuire's, el legendario abrevadero donde reporteros y gánsteres (todos provenientes de los mismos vecindarios de clase trabajadora) se codeaban e intercambiaban historias; los círculos de peleas de perros y los hoyos para cadáveres en Ozone Park; y la trastienda de Midnight Rose, donde Murder, Inc. contrataba y despidía personal. Lo más convincente de todo es que Breslin captura los momentos en los que se creó y se desintegró la mafia: Breslin estaba allí la noche en que John Gotti celebró su absolución en su Ravenite Social Club en Mulberry, después de haber sobornado para llegar a la inocencia y con ello incitar la ira de la mafia y al FBI, que luego aplastaría a Gotti y a otros con toda la fuerza de las leyes RICO. Como en su inolvidable novela

La banda que disparaba torcido, Breslin reúne estas historias reales y olvidadas de la mafia para crear brillantemente un retrato agudo de cómo vivía y respiraba, cómo sonaba y sobrevivía.

Breslin nació en Queens. Adscrito al Nuevo Periodismo norteamericano, fue sobre todo un gran columnista de prensa escrita y recibió el Premio Pulitzer en 1986.


DE LA OBRA HAN DICHO

"Solo Jimmy Breslin pudo encontrar el ADN de Raskolnikov en

Bensonhurst, Brooklyn. Su libro La Rata Buena nos habla de la

funcionamiento de la mente criminal donde Dostoievski dejó Crimen y Castigo".

-Nicholas Pileggi, autor de Wiseguy, bestseller seleccionado por el New York Times


"Jimmy Breslin todavía toca las notas altas... La rata buena aparentemente trata del juicio a dos policías vinculados con la mafia, pero al tiempo que da testimonio de la desaparición de esta, Breslin deja que su memoria divague sobre anécdotas de la mafia de toda una vida. El resultado es entretenido, revelador y 100% un Breslin de primera".

-T. J. English, autor de Paddy Whacked and the Westies.

"Breslin regresa intacto de una cirugía cerebral, escribiendo como él escribe,

lo cual es algo realmente bueno".

-Pete Dexter, autor ganador del premio de la revista Paris Trout and Paper Trails.

Kommentare


bottom of page